BUSCADOR

jueves, 30 de mayo de 2013

"DRAGON FRUIT" - UNA FRUTA BAJA EN CALORÍAS, SIN GRASAS NI PROTEÍNAS

¿Habías escuchado hablar alguna vez de la pitahaya? Este fruto, también conocido como fruta del dragón, tiene un aspecto curioso: puede ser tanto rojo (los más comunes) como amarillo por fuera, con una pulpa blanca y con semillas por dentro.

La fruta del dragón, fue descubierta por primera vez en forma silvestre por los conquistadores españoles en México, Colombia, Centroamérica y las Antillas, quienes le dieron el nombre de pitahaya, que significa fruta escamosa. Pero también es cierto que está dejando cada vez más de ser “exótica” para ser una alternativa más en las mesas de todo el mundo. ¿Quieres conocer más acerca de la pitahaya? Sólo tienes que leer este artículo.

La fruta del dragón, Pitaya, Pitajón, Yaurero, Warakko, Flor del Cáliz o Pitahaya es una fruta llamativa y original por fuera y con un sabor similar al kiwi o al melón, su interior es blanco o rojo dependiendo de la variedad y con gran cantidad de pequeñas semillas negras, al igual que el kiwi. Se trata de una fruta con múltiples propiedades y que resulta de gran ayuda en el caso de padecer diabetes, tener sobrepeso, necesitar aportes de vitamina C o de hierro... Pasamos a comentaros algunas de las virtudes de esta extravagante fruta.

Valores nutricionales: La fruta del dragón estimula el sistema inmunológico. Es de sabor dulce, pero muy baja en hidratos de carbono y alta en agua (casi el 90 por ciento de su composición). Rica en vitamina C, fibra, hierro, calcio y fósforo. Además, se estima que cada fruta tiene aproximadamente unas 40 calorías, lo que no está nada mal para quienes se encuentran a dieta.

Así pues la pitahaya es un fruto ideal para aportar vitamina C al organismo sin tener que ingerir cítricos, pimientos u otros vegetales que la contienen casi en exclusiva. Esta vitamina, como antioxidante, contribuye a reducir el riesgo de múltiples enfermedades, entre ellas las cardiovasculares y las degenerativas.

Al ser baja en calorías y con un escaso aporte nutritivo, se puede combinar con otras frutas que la enriquecen en matices y nutrientes, por lo que la pueden consumir los niños, los jóvenes, los adultos, los deportistas, las mujeres embarazadas o madres lactantes y las personas mayores.

Por su escaso valor calórico y por su aporte de vitamina C, la indicamos para algunas de estas situaciones: periodos de crecimiento, embarazo y lactancia materna. Así mismo, el tabaco, el abuso del alcohol, el estrés, la actividad física intensa, el cáncer y las enfermedades inflamatorias crónicas, que disminuyen el aprovechamiento y producen mala absorción de nutrientes.

Una gran digestiva: La pitahaya tiene grandes capacidades para ayudar a una correcta digestión. Además de ser rica en fibra, sus semillas pueden ayudar a solucionar problemas tales como el estreñimiento. Podría decirse que es un fruto algo laxante. Y es por esto que no debería consumirse cuando se padece diarrea u otros problemas de similar índole.

Otras propiedades: La fruta del dragón es valorada por su alto contenido de hierro, que puede resultar bueno para las anemias. También es rico en potasio, proteína, fibra, sodio y calcio.

Fácil de incorporar a la alimentación: Al ser una fruta, se puede tomar como cualquier otra de su clase. Se suele consumir como fruta fresca, pero también puede utilizarse en cócteles y refrescos. Las pitahayas maduras se pelan sin dificultad. Se corta por el lado de la flor y se tira de la piel hacia abajo. Pelada de esta manera puede cortarse en rebanadas y, al comerla, se debe evitar masticar las semillas. Se mezcla con yogur, se consumen sus zumos, se prepara en batidos, postres y un largo etcétera.

Ahora ya conocéis las propiedades de esta bonita y llamativa fruta descubierta por nuestros antepasados. Debido a su buena aceptación en la actualidad se está implantando su cultivo en Tenerife. Así que suponemos que en breve podremos encontrarla con más facilidad.













1 comentario:

PUEDES SEGUIR TODAS LAS NOTICIAS POR E-MAIL